Carro de la compra

0 Artículos 0,00€

TEORIA DE LA DESCOMPRESIÓN: LAS PARADAS PROFUNDAS

Lun, 03/03/2014 - 21:13 -- editor

 

Teoría de la descompresión : Las paradas profundas
Artículo : Aclarando las dudas sobre las paradas profundas
Clearing Up The Confusión About "Deep Stops " by Erik C. Baker . 
 
 
El viejo dicho " una onza de precaución vale una libra de cura" es perfectamente aplicable a los diversos síntomas de la enfermedad descompresiva . El mejor tratamiento para todos estos males es , en primer lugar , completar un perfil descompresivo correcto.
 
Los buceadores técnicos observaron que muchos síntomas se podían evitar mediante la inclusión de paradas profundas en sus perfiles descompresivos . Analizando el modelo descompresivo se puede observar que esta práctica sirve para reducir o eliminar gradientes de sobrepresión excesivos . Sabiendo esto, el modelo descompresivo puede ser modificado para proporcionar un control más preciso de los gradientes y las paradas descompresiva pueden ser calculadas dentro de la zona descompresiva en la profundidad más profunda.
 
< Se recomienda la lectura previa del artículo " ¿Qué son los valores -M ? " >
 
 
Muchos buceadores técnicos han observado que se sienten fatigados , con malestar general o somnolientos después de finalizar ciertos tipos de inmersión con descompresión . Un perfil de inmersión " de rebote " , que se caracteriza por ser relativamente profundo con un tiempo de fondo corto , suele asociarse a este tipo de síntomas . El uso del modelo descompresivo de gases disueltos en este tipo de inmersión genera una primera parada desocmpressiva en una profundidad mucho menos profunda que la profundidad máxima . Muchos buceadores han observado que si añaden algunas paradas descompresiva a una profundidad superior a las que tendrían que realizar según el modelo descompresivo los síntomas post- inmersión son drásticamente reducidos o eliminados . Las cuestiones que generan confusión y controversia entre los buceadores técnicos son " a qué profundidad y en qué número deben ser estas paradas ? " .
 
 
Las observaciones empíricas de los buceadores permiten el desarrollo de métodos arbitrarios para introducir paradas profundas en el perfil descompresivo . Algunos de estos métodos implican más juicio individual y precaución que una gran base teórica para realizar cálculos descompresivos . El análisis de perfiles de descompresión completos que utilizan métodos arbitrarios de realización de paradas profundas muestra que contienen muchos errores . Algunos incluyen paradas que se realizan en masa profundidad y en consecuencia una prolongación de los tiempos en las paradas más superficiales , ya que estas paradas profundas implican una mayor saturación .
 
 
Cálculo convencional
 
 
En la teoría y la práctica de la descompresión hay un equilibrio entre una descompresión que sea suficiente ( sin síntomas de enfermedad descompresiva ) y una descompresión " económica" o optimizada (mínima duración , gasto de gas , exposición , etc ) . Los algoritmos convencionales de gases disueltos , como los desarrollados por Robert D. Workman y Albert A. Bühlmann , buscan optimizar la descompresión para permitir al buceador ascender hacia profundidades mínimas o " techo" basándose en las limitaciones de los valores -M los hipotéticos compartimentos tisulares . La optimización en estos casos es doble : la eliminación del gas inerte en los compartimentos rápidos es acelerada mientras que la saturación de los compartimentos más lentos es minimizada durante la descompresión . En la práctica, los buceadores han sido tradicionalmente instruidos para bajar hasta el fondo y ascender hasta la primera parada con puntualidad .
 
 
Para una inmersión normal con un perfil de rebote , el cálculo convencional permitirá un ascenso más lento desde la profundidad máxima hasta la primera parada descompresiva . En este escenario , la saturación de gases inertes en los tejidos rápidos será completa , o casi igual que la experimentada en la profundidad máxima , mientras que los tejidos lentos sólo estarán parcialmente saturados . Esto significa que los compartimentos rápidos nos controlarán el inicio del ascenso , ya que su saturación llegará antes a los valores -M que los tejidos lentos. La primera parada se deberá realizar cuando la saturación de los gases inertes en el tejido director sea igual, o casi igual , a su valor -M .
 
 
Burbujas y gradientes
 
Cuando el concepto de los valores -M fue presentado en 1965 por el investigador Robert D. Workman , se asumía que los gases inertes de los tejidos saturados no formaban burbujas en sangre a menos que se excedieran los límites de los valores -M . Esta teoría generaba vez una cierta controversia , y se asumía que en un futuro, los avances tecnológicos podrían dar más información sobre la presencia y el comportamiento de las burbujas en los cuerpos de los buceadores . Workman reconoció que "los métodos de detección de burbujas in vitro e in vivo por medio de ultrasonidos , estaban empezando a utilizar para mejorar la definición en el estudio de las descompresiones , pero aún había que perfeccionar más la técnica " .
 
Una vez que la tecnología de ultrasonidos Doppler fue desarrollada , ésta se usó en el estudio de la descompresión en el mundo. Estos estudios demostraron que las burbujas están presentes en la circulación sanguínea durante y después de diversos tipos de inmersión, incluidas aquellas inmersiones sin síntomas de enfermedad descompresiva , es decir , en buceadores que no habían sobrepasado los valores -M . Este hecho fue reconocido en la ciencia de la descompresión pero aún ahora los mecanismos de formación y crecimiento de las burbujas en el cuerpo humano son desconocidos .
 
Las leyes de la física y los modelos de formación de burbujas predicen que en un incremento del gradiente de sobrepresión se producen grandes cantidades de burbujas de diversos tamaños. En el modelo de gases disueltos , esto significa que en un compartimiento donde su saturación de gases inertes sea superior a la presión ambiental es de esperar una formación de burbujas elevada.
 
Ilustrando el problema
 
 
La gráfica de presión de la Figura 1 muestra un perfil de descompresión completo, calculado mediante el método convencional . En este perfil , los compartimentos rápidos presentan una mayor saturación en el inicio del ascenso y , por tanto , serán los que tendremos en cuenta a la hora de hacer los cálculos descompresivos . Los valores -M para estos compartimentos rápidos permiten un gradiente de sobrepresión más elevado que los compartimentos lentos. En consecuencia , durante el ascenso se crea un gradiente de sobrepresión elevado y rápido hasta llegar a la primera parada . El resto de descompresión , en cambio , vendrá marcada por una menor tolerancia a gradientes de sobrepresión elevados , ya que los compartimentos lentos serán los principales, los que deberemos tener en cuenta a la hora de realizar los cálculos descompresivos . Supuestamente, durante el ascenso inicial hasta la primera parada , se forman algunas burbujas . En este caso , el gradiente calculado es de 2,2 atm. A modo comparativo , cuando abrimos una botella de gaseosa el gradiente de presión que se crea entre el dióxido de carbono disuelto y el aire va de 3,1 a 3,4 atm.
 
 
 
 
 
Aunque en el perfil descompresivo ( fig. 1) no excede ningún valor -M , el buceador puede experimentar fatiga , malestar o somnolencia después de la inmersión . Se cree que esto puede ser debido a la migración de burbujas a través del cuerpo o la liberación retardada de estas debido a su acumulación en los capilares pulmonares . En cualquier caso , la relación entre estos síntomas y los gradientes de sobrepresión elevados es bastante clara . Estos síntomas leves de fatiga o malestar , que normalmente no precisan de tratamiento médico , pueden clasificarse como estrés descompresivo una variante leve de enfermedad descompresiva .
 
Soluciones al problema
 
Los perfiles descompresivos que crean gradientes de sobrepresión elevados o rápidos , supuestamente , generan más cantidad de burbujas y son éstas las que luego causarán el estrés descompresivo o la enfermedad descompresiva . La solución obvia para este problema es limitar el tamaño de estos gradientes . La información obtenida del modelo descompresivo de gases disueltos puede ayudar a entender esta teoría .
 
Primero , debemos saber a qué profundidad tenemos que realizar las paradas profundas . El compartimento que nos marcará la descompresión , el principal , no debe estar por debajo de la zona de descompresión . En general , se necesita un gradiente de sobrepresión más o menos elevado para que la desaturación sea eficaz . Es también importante el reducir al mínimo la saturación de los compartimentos más lentos durante la descompresión .
 
En el contexto del modelo de gases disueltos , la parada descompresiva más profunda para un determinado perfil puede ser definida como : la parada realizada por encima del punto donde la saturación del compartimento principal cruza la línea de presión ambiente ( ver figuras 1,2 y 3) .
 
 
 
 
 
La profundidad máxima de la parada más profunda es fácil de calcular mediante un programa descompresivo y esta variará dependiendo de la velocidad de ascenso desde el fondo y de la mezcla de gases utilizada.
 
Un perfil descompresivo no necesita necesariamente tener la parada más profunda en la profundidad máxima permitida . Esta profundidad máxima simplemente representa el punto donde , como mínimo , un compartimento se encuentra en la zona de descompresión . Para muchos perfiles descompresivos , la adición de paradas estándares por encima del punto de parada más profundo es suficiente para controlar un posible gradiente de sobrepresión excesivo . Sin embargo, la profundidad máxima permitida para realizar una parada profunda es un dato importante, ya que representa el inicio de la zona descompresiva . Al llegar a este punto durante el ascenso desde el fondo , el buceador debería disminuir la velocidad de ascenso hacia través de la zona descompresiva y ascender a no más de 10 metros por minuto . Esta práctica nos ayudará a reducir cambios rápidos en los gradientes de sobrepresión , que supuestamente causarían la formación de burbujas .
 
Luego , está el hecho de introducir las paradas profundas . El biólogo Richard L Pyle publicó un método probado empíricamente sobre paradas profundas . Este se realiza utilizando a la vez programas informáticos de gestión de descompresión con la opción multinivel . La figura 2 muestra un perfil descompresivo completo utilizando el método de Richard Pyle . El gráfico indica que este método es efectivo en cuanto a reducir o eliminar los gradientes de sobrepresión elevados cuando lo comparamos con métodos de cálculo descompresivo convencionales .
 
Hay, sin embargo, dificultades potenciales en este método . Dependiendo del programa descompresivo que se utiliza y de sus métodos de conservativisme , la saturación en los compartimentos lentos en las paradas más profundas puede acercarse mucho a sus valores -M , debido al incremento de saturación que sufren estos en las paradas profundas . El programa lo puede compensar , pero a menos que aumentamos los factores de conservativisme , éste no nos dará el mismo margen de seguridad en las paradas superficiales que lo que nos daría un perfil convencional . Una buena manera de evaluarlo es calculando el porcentaje de valores -M máximo y el porcentaje de gradiente del valor -M de todos los compartimentos .
 
 
La gráfica de presión de la figura 3 muestra un perfil descompresivo cumplido calculado utilizando factores de gradiente para controlar los gradientes de sobrepresión . Los factores de gradiente nos dan una aproximación al conservativisme en los cálculos descompresivos . Pueden ser usados ​​para generar puestos profundas dentro de la zona descompresiva , para controlar los gradientes de sobrepresión o para asegurar un margen de seguridad fijo de los valores -M en todo el perfil descompresivo . Un factor de gradiente es simplemente una fracción decimal o un porcentaje del gradiente de valor -M ( figura 4 ) .
 
 
 
 
La inclusión de paradas profundas en el perfil normalmente incrementa el tiempo de las paradas más superficiales y el tiempo de descompresión total . Sin embargo , si el resultado es verdaderamente una descompresión suficiente , el concepto de descompresión " económica" no se ve realmente comprometido .
 
La gráfica de presión es un parámetro excelente por los buceadores de cara a evaluar los perfiles descompresivos . una revisión rápida puede identificar áreas problemáticas con gradientes de sobrepresión elevados .
 
Por último, mencionar que los perfiles descompresivos utilizados como ejemplos en este artículo han sido calculados con el mínimo conservativisme y su función es únicamente la de servir de ejemplo y compararlos.
 
Adaptado y traducido al catalán por Èric Yherla.
Traducción del catalán al español por Jordi Yherla.
Artículo original escrito por Erik C. Baker.